La relación comercial entre España y México, ¿qué margen de crecimiento tiene?

La relación comercial entre España y México, ¿qué margen de crecimiento tiene?

Por José Cruz García González, director de GDP Consultoría e internacionalización, especializada en los mercados de España y México

Este artículo fue escrito para la versión mexicana de El Economista de España, América Hoy.

Estos días acabamos de conocer que México ha sido uno de los países donde más han aumentado las exportaciones de mercancías desde España, con un 14,7% de incremento, durante el periodo de enero a septiembre de 2017, frente al mismo periodo del año anterior, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio del Gobierno de España.

Todos los que trabajamos en la internacionalización sabemos que la relación bilateral hispano-mexicana es una de las más estrechas y sinérgicas del mundo, sobre todo en el ámbito de la inversión directa, las relaciones culturales, sociales y hasta familiares.

Pero la relación comercial hispano mexicana, estimada actualmente en un flujo de 10.000 millones de dólares, tiene un gran margen de crecimiento. Un estudio del BBVA de 2016, ya se hacía eco de este aumento, al señalar que España aumentó su exportación global en un 5%, mientras que la exportación hacia México, fue del 23%.

En un momento de gran incertidumbre global, la relación comercial hispano mexicana navega con el viento a favor.

La llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos, y su visión más proteccionista, ha desencadenado negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México, Estados Unidos y Canadá, con tres grandes aspectos a tratar: las normas de origen, el arbitraje y la homologación laboral en la región. España y Europa deben estar muy atentos a esta negociación.

En este contexto, se ha acelerado la modernización del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea, que actualiza el que se firmó en el año 2000. Y que sin duda abre una ventana de oportunidad para la relación comercial entre Europa y México, impulsando un mayor flujo y acceso de productos en la región.

Nichos de oportunidades para los productos españoles

España se sitúa en un lugar preferente en México, favorecido por la tecnología, la lengua común y la fuerte presencia empresarial en el país, con 5.900 empresas de capital español, así como la “marca España” que goza de atractivo en sectores como la alimentación gourmet, la moda, los proveedores de infraestructura, energía, transporte y telecomunicaciones, que son algunos de los nichos de oportunidades identificados, favorecidos por las reformas energéticas y de telecomunicaciones llevadas a cabo por el actual gobierno de Enrique Peña Nieto.

Junto a estos, la industria del automóvil, el sector eléctrico y el electrónico también tienen un gran potencial.

Este potencial ya se hizo patente cuando la Secretaría de Estado de Comercio de España elaboró los primeros “Planes Integrales para el Desarrollo de Mercado,” en los que México ya se identificaba como un país estratégico junto a Estados Unidos, los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), Japón, Argelia y Marruecos.

Tamaño del mercado mexicano

El otro factor importante para el crecimiento de la relación comercial de España hacia México es el tamaño de la población. Con sus más de 122 millones de habitantes en su mayoría jóvenes, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, (INEGI, 2016), es el undécimo país del mundo en habitantes.

Con su red de 53 tratados y acuerdos comerciales, México es también la puerta de acceso a un mercado potencial de más de 1.000 millones de consumidores, 60% del PIB mundial y también un lugar donde se están desarrollando clústeres en torno a sectores estratégicos como alimentos procesados, sector aeronáutico, TICs y energías renovables.

Comparte este artículo:

Entradas relacionadas:

Para saber más

Al usar este formulario accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web.